viernes, 27 de febrero de 2015

El Maestro y el alacrán


Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose.
El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó.
Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone, ¡Pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?"
El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar".
Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.
No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño!! ...sólo toma precauciones. 
Algunos persiguen la felicidad; otros la crean.

sábado, 21 de febrero de 2015

7 hábitos matutinos para ser una persona más productiva


¿Eres de esas personas que aprietan el botón Snooze del despertador todas las mañanas? ¿Llegas al trabajo con cara de Zombie y hasta que no te tomas un café no te activas? En este artículo te proponemos 7 hábitos matutinos que te transformarán en una persona mucho más productiva el resto del día.
Si piensas que no vas a ser capaz de llevar esta rutina durante mucho tiempo, no te preocupes, inténtalo durante 30 días y verás que no querrás volver a tu rutina anterior. ¡Adelante, comenzamos con el punto número uno!

1. Despiértate 20 minutos antes.

Está comprobado que el rendimiento de una persona es mucho mayor por las mañanas que por las noches. Aunque pueda resultar duro al principio, es mejor despertarse todas las mañanas 20 o 30 minutos antes, aunque sea a costa de acostarse más temprano.
Estos 20 minutos pueden generar un gran rendimiento si se aprovechan de forma eficaz: conseguirás activar tu cuerpo y tu mente, tener un día más productivo y ser un poquito más feliz. Podrás hacer un poco de ejercicio, meditar sobre los objetivos del día y disfrutar adecuadamente del desayuno.
La Universidad de Toronto realizó un estudio en 2013 publicado por la revista Emotion que reveló que los madrugadores reportan mayores niveles de satisfacción, bienestar y productividad. Esto se debe a que su reloj biológico se adapta más rápido a las actividades sociales posteriores.
Y es que ya lo decían nuestros abuelos: “A quién madruga dios le ayuda”.

2. Despierta con música.

La mañana es la parte del día en la que nuestro organismo está más predispuesto a la estimulación de nuestro entorno, es por ello que las mañanas son un buen momento para meditar, reflexionar y escuchar música
. Muchos estudios revelan que escuchar música tiene grandes beneficios en nuestro desarrollo personal.
Despertarse todas las mañanas con música potencia el razonamiento abstracto, mejora la capacidad de aprendizaje y reduce la ansiedad. Casi todos los estilos musicales aportan dichos beneficios, pero la música instrumental y la música clásica son las más avaladas por los estudios de universidades de todo el mundo.

3. Haz la cama todos los días.

Aunque parezca algo trivial, hacer la cama todos los días es un hábito muy beneficioso. Las madres no son las únicas que opinan esto, los cuerpos militares dan buena fe de ello y es lo primero que hacen todas las mañanas.
Y esto tiene un sentido lógico, y así es como lo explicó en la Universidad de Texas el Almirante McRaven (de la Marina de los Estados Unidos):
“Si haces la cama todos los días, estarás despertando continuamente con una tarea cumplida. Esto aporta un pequeño sentimiento de orgullo que te empujará a realizar la siguiente tarea y la siguiente después de esta”
Al final del día, podrás comprobar como una pequeña tarea completada se habrá convertido en muchas tareas completas. Además, hacer la cama, refuerza el hecho de que las pequeñas cosas también importan”
Aquí podéis ver el video del Speech completo

4. Prepara la ropa que te vas a poner la noche anterior.

Uno de los factores que más hacen procrastinar a las personas por las mañanas es el no saber qué ropa se van a poner ese día. Nos hace quedarnos en la cama más tiempo del necesario, vagueando y dándole vueltas a la cabeza sobre qué nos vamos a poner. Por este motivo es muy importante prepararse la ropa la noche anterior. Despertarás y no tendrás excusa para vestirte y comenzar con energías la mañana.

5. Haz un poco de ejercicio.

Si acostumbras a tu cuerpo a hacer un poco de ejercicio todas las mañanas, el cuerpo se acostumbrará a activarse y prepararse para el día antes de la hora en la que suene el despertador.
Tendrás un despertar menos traumático y más enérgico. Las hormonas se habrán preparado para la regulación sanguínea y el bombeo del corazón, de este modo también evitaremos complicaciones cardiacas.
Y por si esto fuera poco, también tendrás todos los beneficios adicionales que tiene el hacer ejercicio a cualquier hora del día y que ya de sobras conoces.

6. Relájate y medita sobre las tareas del día.

Después de haber realizado un poco de ejercicio, tómate 10 minutos, relájate y piensa en las tareas que tienes que realizar a lo largo del día.
Hacer una priorización mental o en una checklist de las tareas diarias, te ayudará a mantener los objetivos a la vista
Ahora que ya te has relajado y organizado, es momento de ducharse, vestirse y tomar un desayuno sano que te recargue de energía.

7. No enciendas el móvil hasta después de haberte duchado, vestido y desayunado.

Ya estás listo para enfrentarte a un nuevo día. Puedes encender tu móvil y comenzar con tu rutina, notarás que estás más fresco, con más energía y con ganas de comerte el mundo. No enciendas el móvil hasta este momento ya que es una fuente de distracciones que te hará olvidar tu objetivo.
No olvides que ya has completado las primeras tareas del día, ahora solo es cuestión de continuar completando tareas, al final del día te darás cuenta de lo productivo que has sido.

Estar vivo


La mejor noticia que podemos recibir cada mañana es la de que aún continuamos con vida; sin embargo, lo más probable es que esta mañana usted haya abierto los ojos, se haya levantado apresuradamente y, aunque suene ilógico, se haya percatado de todo, menos de que aún esta vivo.

¿Cuál es la diferencia entre vivir inconsciente de que se disfruta de estar vivo, y vivir consciente de estar gozando del privilegio de estar vivo?

La diferencia estriba, indiscutiblemente, en que sin estar consciente de estar vivo, no se valora la vida; en cambio, estando consciente, se agradece, primero que nada, al Supremo la gracia de estar vivo, y se valoran, por lo tanto, cada uno de los instantes en que uno permanece con vida.

Asegurar, de acuerdo al adagio popular, que "nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde", resulta demasiado fatalista:

Hay personas que en este mundo sí saben lo que tienen, la vida, y disfrutan de ella compartiéndola con la de los demás.

Sea usted una de estas personas. No caiga en el error de "no saber lo que tiene hasta que lo haya perdido"; resístase a formar parte de ese "nadie" que nunca supo que tenía vida y por lo tanto, nunca supo valorarla.

Piense cuál seria la reacción de una persona que hubiera muerto y que de repente, milagrosamente, se le otorga vida de nuevo.

Usted no tuvo que morir ayer para estar vivo hoy; sin embargo, ese regalo le fue otorgado nuevamente y no deja de ser el más maravilloso que hay.

miércoles, 18 de febrero de 2015

¿SERÁS LO QUE DEBAS SER?


No hay análisis posible si no se logra que el paciente se implique en aquello que le acontece.
 El único cambio que puede trabajarse es el de la persona que consulta. 
Y si tú sientes que eres de esa gente que espera el cambio en el afuera y en los demás, déjame decirte que malgastas tu tiempo y energía. Tienes que cambiar tú. Apenas eso puedes. 

¿Los otros entonces continuarán igual?
 No lo sabes.

 Tal vez su accionar también se modifique a partir de tu cambio. 
Tal vez cambien para bien o para mal. 
Tal vez debas dejarlos atrás y continuar tu vida sin ellos. 
Es probable que debas pagar el precio de perder ciertos vínculos, lo cual puede que finalmente resulte saludable. 
De todos modos, no tienes otra opción. 

Ten presente que no se trata de que cambies a esos otros, sino de que cambies tú frente a esos otros que no cambian.
No importa qué pesares estén ocurriendo hoy en tu vida. 
Pero no pierdas tiempo pretendiendo lograr un cambio en el afuera mientras tu permaneces en el mismo lugar. 

El único cambio al que puedes aspirar es al que tiene que ver con tu persona. Y dicho cambio solo será posible cuando comprendas que tú mayor problema eres tú mismo.

domingo, 15 de febrero de 2015

¿Tu sabes amar?


Yo estoy aprendiendo.
Estoy aprendiendo a aceptar las personas, Aun en las decepciones cuando huyen del ideal que tengo para ellas.
Cuando me hieren con palabras o acciones impensadas.

Es difícil aceptar a las personas como son, no ..como yo deseo sean…
Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo…

Estoy aprendiendo a amar, estoy aprendiendo a escuchar, escuchar con los ojos y oídos, escuchar con el alma…
Escuchar lo que dice el corazón.
Escuchar el mensaje que se esconde entre las palabras superficiales.

Descubrir la angustia disfrazada, la inseguridad enmascarada, la soledad encubierta.

Penetrar la sonrisa fingida, la alegría simulada, la palabra exagerada.
Descubrir el dolor de cada corazón

Poco a poco, estoy aprendiendo a amar.
Estoy aprendiendo a perdonar…
Porque el amor perdona, escarba en la tristeza, curando las cicatrices que la incomprensión y la insensibilidad grabaron en el corazón.

El amor no alimenta heridas con pensamientos dolorosos, no cultiva ofensas, silenciando nuestra voz, anulando nuestra esencia.

Paso a paso estoy aprendiendo a perdonar, a amar, estoy aprendiendo a descubrir el valor que representa cada vida, y todas las vidas.

Estoy aprendiendo a ver, en las personas su alma, y las posibilidades que Dios les dio.

Entradas populares