lunes, 7 de julio de 2014

Don Roque (la media cobija)

 
Don Roque era ya un anciano cuando murió su esposa. Durante largos años había trabajado con ahínco para sacar adelante a su familia. Su mayor deseo era ver a su hijo convertido en un hombre respetado por los demás, proyecto al que dedicó su vida y su escasa fortuna.

A los setenta años, Don Roque se encontraba sin fuerzas, sin esperanzas, solo y lleno de recuerdos. Esperaba que su hijo, ahora brillante profesional, le ofreciera su apoyo y comprensión, pero veía pasar los días sin que este apareciera, y decidió por primera vez en su vida acercarse y pedirle un favor.
Don Roque tocó la puerta.

Hola Papá, ¡Qué milagro que vienes por aquí!
Ya sabes que no me gusta molestarte, pero me siento muy solo; además estoy cansado y viejo. 
Pues a nosotros nos da mucho gusto que vengas a visitarnos ya sabes que esta es tu casa. 
Gracias hijo, sabía que podía contar contigo, pero temía ser un estorbo. Entonces, ¿No te molestaría que me quedara a vivir con ustedes?. 

¡Estoy tan solo!
Ehh ...¿Quedarte a vivir aquí? Si... claro... bueno... no sé si estarías a gusto. Tu sabes la casa es chica... mi esposa es muy especial... y luego los niños...

Mira, hijo, si te causo muchas molestias olvídalo. No te preocupes por mí, alguien me tenderá la mano. 
¡No Papá no!, ¡no es eso!. Solo que... no se me ocurre donde podrías dormir. No puedo sacar a nadie de su cuarto, mis hijos no me lo perdonarían... a menos que no te moleste.

¿Qué cosa hijo?. 
Bueno... dormir en el patio. 
¿Dormir en el patio? Bueno... el patio está bien. 
El hijo de Don Roque llamó entonces a su hijo Luis de once años. 

Dime Papá. 
Mira hijo, tu abuelito se quedará a vivir con nosotros. Tráele una cobija para que se abrigue y no pase frío en la noche.

Sí, con gusto... pero... ¿Dónde va a dormir mi abuelito?
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
En el patio, no quiere que nos incomodemos por su culpa, ya sabes cómo es... 
Entonces el niño subió por la cobija. Tomó unas tijeras y la cortó en dos. En ese momento llegó su Padre.
¿Qué haces, porqué cortas la cobija de tu abuelito?. 
Sabes Papá... estaba pensando... 
¿Pensando? 
Sí, en guardar la mitad de la cobija para cuando tú seas viejo y te vayas a vivir a mi casa.

viernes, 27 de junio de 2014

Ser Mujer (Una lección de vida)

Una señora de edad, elegante, bien vestida y peinada, estaba mudándose a una casa de reposo porque su marido con el que viviera 70 años, había muerto y ella quedaba sola.
Después de esperar pacientemente por dos horas en la sala de visitas, ella le dio una linda sonrisa cuando la mucama le vino a decir que su cuarto estaba listo.
A camino de su nueva morada, la mucama le iba describiendo el minúsculo cuarto, inclusive las cortinas floridas que infectaban la ventana.
- Ah, adoro esas cortinas - dijo ella con el entusiasmo de una nena que acaba de adoptar un cachorrito.
- Pero si la señora todavía ni vio el cuarto…
- Ni preciso verlo - respondió ella - La felicidad es algo que uno decide desde el comienzo y yo ya decidí que las voy a adorar… Es una decisión que tomo todos los días cuando me despierto. Sabes, tengo dos opciones: puedo pasar el día entero en la cama contando las dificultades que tengo en ciertas partes de mi cuerpo que no funcionan bien… o puedo levantarme agradeciendo por las otras partes que todavía me obedecen. Cada día es un presente… y en cuanto mis ojos se abren, me focalizo en el nuevo día y también en los buenos recuerdos que guarde para esta época de mi vida.
La vejez es como una cuenta bancaria: Solo retiras aquello que guardaste.
Por lo tanto, te aconsejo que deposites un monte de alegría y felicidad en tu Cuenta de Recuerdos. Y como puedes ver, yo todavía continúo depositando.
Ahora si me lo permitís, me gustaría darte una receta:
1- Arroja todos los números no esenciales para tu supervivencia.
2- Continúa aprendiendo. Aprende más sobre computadoras, manualidades, jardinería, cualquier cosa. No dejes tu cerebro desocupado.
3- Haz y vive cosas simples. Ahí está la magia de la vida.
4- Ríe siempre, mucho y alto. Ríe hasta perder el aliento.
5- Las lágrimas a veces suceden. Aguanta, sufre y sigue adelante. La única persona que te acompañará toda tu vida eres TU mismo. Mantente VIVO, mientras estés vivo.
6- Estate siempre rodeado de aquello que te gusta: puede ser la familia, animales, recuerdos, música, plantas, un hobby o lo que fuera. Tu casa es tu refugio.
7- Aprovecha tu salud. Si fuera buena, presérvala. Si está inestable, mejórala. Si está debajo de lo aceptable, pida ayuda.
8- Dile a quien amas, que lo amas realmente, en todas las oportunidades posibles.

Y RECUERDA SIEMPRE QUE:
La vida no es medida por los números de veces que respiras, sino por los momento en que perdes el aliento de:
Tanto reír…
de sorpresas…
de éxtasis…
de felicidad!
¡¡¡Simplemente así!!!

domingo, 22 de junio de 2014

20 CONSEJOS DE LOS INDÍGENAS NORTEAMERICANOS


1. Levántate con el sol para orar. Ora sola(o). Ora frecuentemente. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.

2. Sé tolerante con aquellos que han perdido el camino. La ignorancia, la presunción, la ira, los celos y la avaricia (codicia), provienen de un alma perdida. Ora para que ellos encuentren guía.

3. Búscate a ti mismo, por tus propios medios. No permitas que otros hagan tu camino por ti. Es tu senda, y sólo tuya. Otros pueden caminar contigo, pero nadie puede hacer tu camino (o caminar tu senda) por ti.

4. Trata a los huéspedes en tu casa con mucha consideración. Sírveles la mejor comida, dales la mejor cama y trátalos con respeto y honor.

5. No tomes lo que no es tuyo, sea de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura. No fue dado ni ganado. No es tuyo.

6. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.

7. Honra los pensamientos, deseos y palabras de todas las personas. Nunca los irrumpas, ni te burles de ellos, ni los imites de manera grosera.Permite a cada persona el derecho a su expresión personal.

8. Nunca hables de los demás de mala manera. La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.

9. Todas las personas comenten errores. Y todos los errores pueden ser perdonados.

10. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu. Practica el optimismo.

11. La naturaleza no es PARA nosotros. Es PARTE de nosotros. Ella es parte de tu familia del mundo.

12. Los niños son las semillas de nuestro futuro. Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida. Cuando crezcan, dales espacio para crecer.

13. Evita herir los corazones de los demás. El veneno de su sufrimiento retornará a ti.

14. Sé verdadero (veraz) todo el tiempo. La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.

15. Consérvate balanceado. Tu persona Mental, tu persona Espiritual, tu persona Emocional, y tu persona Física: todas tienen la necesidad de ser fuerte, puras y saludables.

Ejercita al cuerpo para fortalecer la mente.

Crece mucho espiritualmente para curar enfermedades emocionales.

16. Haz decisiones conscientes acerca de quién serás y acerca de cómo reaccionarás. Sé responsable por tus propios actos.

17. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás. No toques la propiedad personal de los demás, especialmente los objetos sagrados y los objetos religiosos. Esto está prohibido.

18. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo. No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.

19. Respeta las creencias religiosas de los demás. No impongas en los demás tus propias creencias.

20. Comparte tu buena fortuna con los demás. Participa en la caridad.

viernes, 20 de junio de 2014

Palabras que curan

Por qué los pensamientos negativos pueden enfermar y por qué las palabras
pueden resultar terapéuticas...
Desde que éramos chicos, nuestras madres nos curaban de los golpes con una caricia y la frase mágica "sana, sana, colita de rana", nuestras tías y
abuelas siempre tenían un "tecito" especial para el dolor de panza o de
cabeza, y ya en el colegio aprendimos a cruzar dedos, hacer nudos y ponernos ropa "que nos trae suerte" antes de un examen o una negociación conflictiva.

Creemos firmemente que estos conjuros, nos ayudan a disipar el dolor y salir venturosos de situaciones difíciles.
 Y también evitamos pasar por debajo de una escalera, esquivamos a los gatos negros,
si nos dan un número preferimos que no sea el 13 y ni hablar de romper un espejo: ¡son siete años de desgracia! En esto no creemos.

Pero, por las dudas...
En el imaginario popular, ciertas circunstancias, objetos, palabras y
pensamientos están infundidos de poderes e intencionalidades (a veces
benignos, y otras maléficos), que recaerán indefectiblemente sobre nosotros.

Se podría pensar que este tipo de ideas son típicas de las personas con baja
formación cultural. Sin embargo, el que esté libre de ellas, ¡que tire la
primera piedra!

La ocurrencia de rituales y supersticiones es casi universal.

Los rituales son aquellas cosas que hacemos habitualmente y que, a diferencia de la rutina,
 nos reconfortan y nos dan seguridad (por ejemplo, hay quien se ducha antes de acostarse y quien lo hace cuando se levanta).

En cuanto a las supersticiones, la mayoría se originaron en tiempos
inmemoriales y tenían una función social. Por ejemplo, el hábito de apoyar
el salero en la mesa y no pasarla de mano en mano tiene su origen en que la
sal era utilizada como moneda de cambio y entonces derramarla era un
sacrilegio. Del mismo modo, los condenados a la horca, pasaban antes por debajo de una escalera.

Presagio de muy mala suerte en su momento. Pero ¿por qué perduran
estas ideas en la sociedad actual?"

Las supersticiones son estados anímicos en los que se generan creencias a las que, aún siendo contrarias a la razón,
se les otorga crédito", señala el terapeuta Enrique Novelli, de la
Asociación Psicoanalítica Argentina.

Más que en explicaciones lógicas, este crédito está fundado en vivencias
afectivas. Y así objetos, animales, personas, palabras y actos se consideran
promotores de suerte y bienestar, o de calamidades.

El psicoanálisis, mediante el estudio de las obsesiones, ha descubierto que
"la esencia de las supersticiones es el efecto de la represión, que al recaer
sobre un impulso generador de un afecto cualquiera, genera angustia", señala el especialista.

Una vez que la angustia irrumpe en la conciencia, las razones que la
provocaron se diluyen. Y cuando se intenta darle una explicación,
generalmente la asocia a situaciones, actos y palabras.

De este modo, esas circunstancias o cosas pasan a considerarse peligrosas, es decir, promueven estados de angustia.

"Es como si funcionáramos con dos pensamientos -grafica Novelli-.

Por una parte está el pensamiento racional, y por otra, los restos de ese
pensamiento arcaico, de carácter mágico.

El primero se ajusta a la lógica formal, en tanto el segundo queda adherido
a las vivencias y las sensaciones que ellas promueven y que son las que le otorgan credibilidad. "

La medicina conoce desde sus inicios el poder del efecto placebo (que en
algunos medicamentos, como las drogas para combatir la disfunción sexual,
pueden explicar hasta el 50% del éxito de un tratamiento).

Y hoy, desde la psiconeuroinmunología, muchos malestares se podrían explicar por
 las conexiones nerviosas que generan los pensamientos negativos y terminan provocando una baja en las defensas, lo que a su vez facilita la aparición de la enfermedad.

Pero así como hay pensamientos que enferman, la palabra, en un contexto de contención, es terapéutica.

 Algunas investigaciones en neurociencias descubrieron, por ejemplo, que quienes se
 analizan y trabajan con el poder de la palabra logran cambios químicos en las sinapsis (conexiones en las neuronas).

Sigmund Freud tenía razón:

hay palabras que curan y pensamientos que matan.

María Naranjo

EL AMOR (como obtener amor)

 
El Amor es un ingrediente
sutil de la conciencia.

Es capaz de mostrar el sentido profundo
de la existencia.

El Amor es la única "droga" legal.

Algunos buscan equivocadamente en el alcohol y en otras drogas,
lo que el Amor produce.

El Amor es el sentido
más necesario de la Vida.

Los sabios conocen el secreto
y solo buscan el Amor.

Los demás lo ignoran
y por eso buscan lo externo.

¿Como obtener Amor?

Ninguna técnica sirve,
porque el Amor no es material.

No está sometido a las leyes
del pensamiento y de la razón.

Ellas son las que están sometidas a él.

Para obtener Amor lo primero que debemos saber es que el Amor no es un sentimiento...

¡Es un ser!

El Amor es un Espíritu vivo y real,
que cuando entra en nosotros,
trae la felicidad, trae todo.

¿Cómo hacer que él venga?

Primero, debes creer que existe
(porque no se vé, solo se siente)
algunos lo llaman Dios...

Después debes buscarlo en tu morada íntima: el corazón.

No es necesario llamarlo
porque ya está en nosotros.

No es preciso pedirle que venga pero sí dejarlo salir, liberarlo y entregarlo.

No se trata de pedir Amor,
sino de dar Amor.

¿Cómo se obtiene Amor?

Dando Amor...

¡Amando!

No es tan difícil...

Entradas populares