viernes, 24 de octubre de 2014

El síndrome de la ISLA

El temor a involucrarse con el ser querido esconde un miedo sustancial, "el miedo a crecer". Eso nos hace vivir aislados, sin puentes afectivos con el otro, como si fuéramos una isla. El miedo a perder la individualidad se ha convertido en el mal por excelencia de nuestro tiempo.

El síndrome de la ISLA, se manifiesta de diversas maneras y pueden darse de manera simultanea, alternada o parcial.
Manifestándose en distintas circunstancias como reacción ante la posibilidad de quedar comprometido a una situación, laboral, de amistad o de pareja, siendo este último ámbito donde los síntomas son más agudos, ya que es imposible que una pareja crezca si sus integrantes no se involucran en ella, si no se comprometen con la relación.

El miedo a crecer, se pone de manifiesto cada vez que tenemos oportunidad de involucrarnos, de avanzar, dar pasos, abandonar el cómodo y funcional (a veces) lugar de ser "hijos" para pasar a ser "personas mayores", "padres".
Involucrarse afectivamente con alguien nos hace más fuertes y felices, pero al mismo tiempo nos hace sentirnos frágiles porque establecemos relaciones de mutua dependencia afectiva.

Cuando somos emocionalmente inmaduros nunca toleramos esa frustración, la decepción nos resultaría intolerable, por lo que preferimos no ilusionarnos nunca, tanto como para llegar renunciar a nuestros sentimientos, evitando de manera simbólica la frustración.
Es algo así como no salir a jugar un partido por miedo a perderlo, es decir, darlo por perdido antes de comenzar por miedo a perderlo.... loco, no?

El miedo al abandono, a ser dejados, decepcionados, suele ser uno de los causantes más frecuentes para no involucrarse.
Como tenemos conciencia de tener un YO débil, no queremos ceder territorio por temor a perder nuestras "posesiones".

Cada uno de nosotros además llega a una relación de pareja con su propio álbum emocional, cuyas imágenes están determinadas por las experiencias familiares, por la forma en que se fue configurando desde la infancia nuestro mundo afectivo.
Este álbum implica haber internalizado de manera inconsciente, un determinado tipo de pareja, por lo que conocerla quizás nos permita no repetir la historia.

El cambio es posible, mantener el equilibrio entre lo individual y lo común es parte sustancial del arte de vivir en pareja de manera armónica.

- Si se tiene seguridad en un@ mism@, ninguna pareja nos invadirá,
- Si nos cuesta compartir, habrá que planteárselo como un ejercicio personal, decidiéndose a compartir paulatinamente aquello que nos cuesta tanto.
- Blanquear nuestros miedos a nuestra pareja (pues poner nuestros conflictos en palabras, ayuda a resolverlos).
- Revisar nuestra historia para determinar qué es lo que tratamos de preservar o rechazamos de nuestra infancia.
- Reconocer el límite entre "compartir la vida" a "compartirlo todo". Amar a una persona no implica renunciar a toda nuestra vida anterior a ella.
- Intentar ponerse en el lugar del otro, y recordar frases célebres, como; "no hagas a otro lo que no te gusta que te hagan a ti".
- No es lógico pretender una relación afectiva sin plantearse espacios comunes, más allá de los individuales.

- "Cosechamos lo que sembramos", si sembrás indiferencia, falta de atención y compromiso, eso será lo que recibas.....

El sueño de la oruga


Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes:

- ¿Hacia dónde te diriges?, le preguntó.



Sin dejar de caminar, la oruga contestó:

- Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.



Sorprendido, el saltamontes dijo, mientras su amigo se alejaba:

- ¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar?



- ¡Tú, una simple oruga!. Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.



Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse.



La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.



Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir de su sueño!

-¡No lo lograrás jamás! – le dijeron -, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.



Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar:

- Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió.



Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal mas loco del pueblo.



Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió “por querer realizar un sueño irrealizable”.



Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una ADVERTENCIA PARA LOS ATREVIDOS.



De pronto quedaron atónitos.



Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta.



Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: UNA MARIPOSA.



No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.

“Todos se habían equivocado”.



Si tienes un sueño, vive por él, intenta alcanzarlo, pon la vida en ello

viernes, 17 de octubre de 2014

¿Vale la pena?


VALE LA PENA...
cada espina, cada rosa...
cada lágrima que riega lo que florecerá en sonrisa...
porque la Vida es maravillosa por ella misma...
no importan las caídas, no importa el desamor...
porque pasa... todo pasa y el sol vuelve a brillar...



VALE LA PENA...
Hay momentos que sentimos que todo esta mal,
que nuestras vidas se hunden en un abismo
tan profundo, que no se alcanza a ver
ni un pequeño resquicio por el que pase la luz

En esos momentos debemos tomar todo
nuestro amor,
nuestro coraje,
nuestros sentimientos,
nuestra fuerza
y luchar por salir adelante

Muchas veces nos hemos preguntado
si vale la pena levantarnos de nuevo,
y solo puedo contestar una cosa:
Hagamos que nuestra vida valga la pena



VALE LA PENA
sufrir, porque he aprendido
a amar con todo el corazón



VALE LA PENA
estar en la oscuridad
y caer hasta lo mas profundo,
porque ya no puedo ir mas hacia abajo,
de ahí en adelante todo va a ser
hacia arriba hasta que vea la luz



VALE LA PENA
entregar todo,
porque cada sonrisa y lagrima son sinceras


VALE LA PENA
agachar la cabeza y bajar las manos,
porque al levantarlas seré mas fuerte de corazón



VALE LA PENA
una lágrima,
porque es el filtro de mis sentimientos,
a través de ella me reconozco frágil
y me muestro tal cual soy



VALE LA PENA
cometer errores,
porque me da mayor experiencia y objetividad


VALE LA PENA
volver a levantar la cabeza,
porque una sola mirada puede llenar ese espacio vacío



VALE LA PENA
volver a sonreír,
porque eso demuestra que he aprendido algo más


VALE LA PENA
acordarme de todas las cosas malas
que me han pasado, porque ellas forjaron
lo que soy el día de hoy


VALE LA PENA
voltear hacia atrás, porque así
se que he dejado huella en los demás



VALE LA PENA
vivir, porque cada minuto que pasa
es una oportunidad de volver a empezar

Todo esto son solo palabras, letras entrelazadas
con el único fin de dar una idea

Lo demás, depende de cada uno de nosotros
Dejemos que nuestras acciones hablen por nosotros
Hagamos que nuestra vida VALGA LA PENA
Seamos Felices...

¿VERDAD QUE VALE LA PENA?

miércoles, 15 de octubre de 2014

Parábola del amor


"Te moldearé", le dijo el hacha al pedazo de hierro mientras descendía con toda su fuerza sobre uno de sus costados.

Pero a cada golpe que le daba iba perdiendo su filo, hasta que después de un rato aquella herramienta no pudo más, había quedado completamente obtusa.

"Déjenmelo a mí", repuso el serrucho mientras clavaba sus dientes en el pedazo de hierro, los cuales fueron desapareciendo uno por uno.

"Yo me encargaré de modelarlo", profirió con arrogancia el martillo, mientras se burlaba de sus compañeros que habían fracasado.  Pero después de varios golpes se le quebró el mango y se le desprendió la cabeza.

"¿Me permiten probar?, inquirió humildemente una pequeña llama. Los tres se rieron a carcajadas, pero se lo permitieron porque estaban convencidos de que también iba a fracasar. Sin embargo, aquella llamita cubrió el pedazo de hierro; no se desprendió de él, lo abrazó y lo abrazó hasta volverlo blando y darle la figura que quería.

Aquella pequeña llama logró lo que las otras tres poderosas herramientas no pudieron alcanzar. Así es el amor.

Hay en el mundo corazones tan duros que pueden resistir los hachazos de la ira, los dientes del encono, y los golpes de orgullo y del rechazo, pero por más severo que sea el corazón de la persona, no podrá resistir los embates del amor; porque el amor es la fuerza más poderosa de este mundo.

Claves para una autoestima indestructible:

Te voy a hacer unas preguntas para ver si eres obsesivo, tienes que contestar si o no:

-¿Te quedas pensando después de una conversación sobre lo que dijiste o podrías haber dicho?
-¿Piensas que estas triste o solo/a, o que te cuesta

mucho concentrarte, o en tus defectos o que eres un fracasado?

-¿Te cuesta dormir porque te quedas pensando?
-¿Te ocurre que se te mete algo en la cabeza y no puedes parar de pensar en ello?
-¿Eres de los que dudan mucho?

Cuando piensas demasiado te bloqueas, se te va la fe, vienen las dudas, no puedes pensar con claridad… Pero pensar lo justo nos da la solución. El pensamiento obsesivo o  pensamiento inútil que es lo mismo, podría compararse con la levadura porque de repente nos obsesionamos con algo y empezamos a darle vueltas y más vueltas y va creciendo en nuestra mente hasta el punto de agotarnos.

Cuentan que había una persona que contaba los pasos que daba desde su casa hasta el trabajo, y si el numero de pasos no era exacto al llegar, volvía a su casa para empezar de nuevo. Si te identificas un poco con esto que has leído tienes que recuperar la paz mental.

Formas de recuperar la paz mental y dejar de ser obsesivo:

1. Aprende a ignorar a tu mente. Cuando empieces a tener obsesión, a darle vueltas a las cosas (tu mismo lo notas) haz otra cosa en ese momento. Ve a caminar, llama a alguien, ve a hacer tu actividad favorita, enciende la radio, pon música alta, ve a tomarte un café con un amigo/a, enciende la tele, etc. Da igual lo que hagas pero haz algo para ignorar ese pensamiento inútil que no te aporta nada bueno.

2. Si eres creyente como yo, basa tu vida en las promesas de Dios y siempre tendrás fe y esperanza. Hicieron un estudio en el que comprobaron que las personas que son creyentes y practicantes, viven más años y tienen menos estrés mental porque se  preocupan menos por sus problemas al dejarlos en las manos de Dios.

3. Para tener paz mental y mejorar tu autoestima deja de querer controlarlo todo, de ser perfeccionista. Los fracasos y los errores son una parte importante a la hora de triunfar, sin ellos no veríamos el camino a seguir. “Los fracasos son los mejores maestros”.

4. Para tener paz mental y mejorar tu autoestima enfócate en tus sueños, tu pasión, piensa en grande y olvida los detalles.

Si te identificas con lo que acabas de leer y tu mayor deseo es aprender a mejorar tu autoestima de una manera mas profunda para vivir una vida feliz sin deprimirte por cualquier acontecimiento que te suceda, te recomiendo: hacer clic aqui!


viernes, 10 de octubre de 2014

Porque es importante la confianza en ti mismo

Todos aquellos que han triunfado en cualquier ámbito de la actividad humana, artistas, deportistas, negociantes etc. han tenido fe en sí mismos.

Cuando hablamos de Fe, normalmente se relaciona con la fe religiosa, aquí en este texto se está usando como la esperanza de que todo va a salir bien, lo contrario del miedo, que es la esperanza de que algo va a salir mal.

No te puedes lanzar a obtener algo de la vida, como fama, dinero, amor o lo que quieras conseguir, si desde un principio tienes pensamientos tales como:
¿y que tal si no lo logro?
Sí me gustaría, pero puede salir mal la cosa, siento que no lo merezco, he fracasado tantas veces que voy a volver a fracasar, mejor me
quedo como estoy, es mucho trabajo, y muchos otros pensamientos que ahora puedes ir descubriendo los cuales te impiden avanzar.

Los psicólogos le llaman a estos pensamientos auto-sabotaje, es decir, tú mismo te saboteas tu éxito.

A veces sentimos por los fracasos anteriores que vamos a volver a fracasar, los fracasos anteriores como ya se vio en un comunicado anterior de esta serie, son
experiencias válidas y aprendizajes que nos llevan a ser mejores cada vez y no tienen que ver con los éxitos futuros.

Reflexiona por un momento;
¿Qué es lo que te va a dar esa confianza y fe en ti mismo?

Es sólo la preparación y la asimilación de conocimientos, esto a través de capacitación continua, que ya lo tratamos, y también a través de experiencias significativas, que no son otra cosa que el darnos cuenta de por qué las cosas no salieron como las esperamos.

Date cuenta de que si estás en el camino de la superación constante, cada día eres mejor en varios aspectos.
Sólo para mencionar algunos, te diré que simplemente por vivir estás pasando experiencias, si tú te capacitas por tu propia cuenta es mejor, entonces cada día sabes más y puedes desenvolverte mejor en la vida, y un día lo logras.

Si tu ya sabes lo que quieres, te has puesto un objetivo a alcanzar, es por que lo puedes lograr, toma acción y si vez que otras personas como tú lo han logrado, ¿por qué no lo vas a lograr tú?

Eres tan bueno como los demás, o aveces mejor que otros, no importa; lo que importa es que tú te des cuenta de que lo puedes lograr.

Ten por seguro que se van a presentar dificultades y tropiezos a lo largo del camino, eso es la vida.

Todos han tenido sus caídas.
Lo que determina la diferencia entre quedarse en el suelo o levantarse es la actitud que tomes en ese momento; si piensas que ya eres un fracasado de por vida, así va a ser;
si piensas en que puedes levantarte, así va a ser.

No hay que olvidar que toda acción que tomemos debe ser dentro de todas las leyes y normas humanas, éticas, religiosas, etc.
Esto es simple, pero no resulta fácil.

Sólo hay que hacer todo lo que quieras sin dañar a nadie, a nada
ni a ti mismo, no hay que provocar ningún daño, ya sea físico, moral, económico o de cualquier tipo, y siempre estarás dentro de todas las leyes.

Entradas populares